Preparados

Los Preparados Biológico-dinámicos
D

e todos los consejos prácticos, que Rudolf Steiner desarrollo durante las conferencias a los agricultores en 1924. Sin duda, lo más novedoso e importante fue la incorporación de los preparados Biológicos-dinámicos en el quehacer agrícola. Ellos son la característica distintiva, el alma de la Agricultura Biológica-dinámica.

Así como debemos colocarlos en un primer lugar por su grado de importancia, tenemos que señalar, que es uno de los aspectos de la Agricultura Biológica-dinámica más difícil de comprender.

En parte se debe que al abordar su estudio hemos de relacionar entre sí una gran cantidad de conocimientos (Botánica, Veterinaria, Zoología, Medicina, Geología, Astronomía, Química, Historia, etc.), y además basándonos en los conceptos que nos brinda la Antroposofía. Esto nos da la pauta del esfuerzo que demanda al agricultor comenzar a comprenderlos.

Es por ello que este texto tiene como fin presentar a los preparados sin entrar en demasiados detalles, ya que los mismos el lector podrá ir encontrándolos en libros, textos y ensayos, cursos o seminarios que existen sobre la elaboración, utilización y el actuar de los preparados (ver Biblioteca).

Solamente diremos aquí que ellos actúan en dos planos. Uno físico o material, moderando y estimulando los procesos biológicos en el compost, en el suelo y en las plantas. Procesos de crecimiento y desarrollo, fisiológicos y químicos, intimamente relacionados y dependientes de fuerzas o “sustancia espiritual” pertenecientes al segundo plano.

En el curso a los agricultores Rudolf Steiner dió las indicaciones sobre una serie de preparados, pero con el paso del tiempo se han agregado algunos más. Citaremos primero los principales y luego los agregados.

Preparados de campo

E

xiste un primer grupo al que denominamos preparados de campo, ya que se utilizan sobre la tierra o los cultivos en forma directa, llamados respectivamente:

  • Preparado de Estiércol en el cuerno (o 500).
  • Preparado de Sílice en el cuerno (o 501).

Ambos trabajan en forma conjunta, apoyándose mutuamente y armonizando la relación entre las fuerzas telúricas y cósmicas que actúan sobre las plantas.

Así el de Estiércol estimula las fuerzas de fertilidad en el suelo, el crecimiento y desarrollo de las raíces, su interacción con los microorganismos y sustancias presentes en él.

El de Sílice trabaja con las fuerzas que actúan en el polo opuesto estimulando la asimilación de la luz a través de la fotosíntesis, la síntesis de azucares, proteínas, vitaminas y aceites esenciales. Mejorando la maduración de los frutos, enriqueciendo sus colores, aromas y sabores.

Preparados de compost

E

l segundo grupo esta compuesto por los denominados preparados del compost (utilizados para ser incorporados en las pilas de compost, estiércol de vaca puro, camas o purines de animales). Se realizan a partir de seis plantas medicinales. Cada uno de estos es elaborado de una manera particular, que le confiere una característica especial. A este segundo grupo pertenecen:

  • Preparado de flores de Milenrama (Achillea millefolium L.) o 502.
  • Preparado de flores de Manzanilla (Matricaria chamomilla L.) o 503.
  • Preparado de planta de Ortiga (Urtica dioica L.) o 504.
  • Preparado de corteza de Roble (Quercus robur L.) o 505.
  • Preparado de flores de Diente de León (Taraxacum officinale Web.) o 506.
  • Preparado de flores de Valeriana (Valeriana officinalis L.) o 507.

Muy pequeñas cantidades de cada uno de ellos son introducidas en las pilas de compost. Podemos relacionar esto con la manera de actuar de los medicamentos homeopáticos, en los cuales no es la sustancia misma la que actúa sino las fuerzas que fueron liberadas tras el proceso de elaboración y dinamización.

Esta acción potenciada de la sustancia es aplicable al resto de los preparados.

Utilizando una imagen para describir su acción en el compost. Podemos decir que una vez dentro de la pila ellos actúan como los distintos órganos de nuestro tracto digestivo, orientando la digestión y transformación de los materiales orgánicos, acelerando los procesos y limitando al mínimo las perdidas de sustancias y fuerzas.

Con otra mirada a los preparados, Eckard y Christian von Wistinghausen escriben: “Ellos no sustituyen al abono y su misión no consiste principalmente en guiar los procesos de descomposición en el estiércol, el purin ni el estiércol liquido, sino en proporcionar fuerzas telúricas y cósmicas, y apoyar así la capacidad de la planta para convertirse en un órgano sensitivo de la Tierra.”

El preparado de Cola de Caballo

Q

ueda solo un preparado descripto en el curso a los agricultores que actúa previniendo y protegiendo a las plantas del ataque de hongos. Se aplica directamente sobre las plantas. Se trata del :

  • Preparado de Cola de caballo (Equisetum arvense L.) o 508.

Los preparados desarrollados despues del Curso

P

or último debemos mencionar al Preparado de Fladen que se realiza a base de estiércol de vaca, al cual se le agregan los preparados del compost. Generalmente es utilizado en conjunto con el de Estiércol en el cuerno para asperjarlo a la tierra y los cultivos. Pero también es incorporado para elaborar la pasta de los frutales y el Té de Compost.

Existe una variación de este preparado recomendada por María Thun, al cual se le agrega al estiércol de vaca cáscaras de huevo y polvo de basalto. Este preparado fue desarrollado a raíz de la contaminación nuclear que sufrieron las tierras de Europa después del accidente de Tschernobyl, y se pudo confirmar su ayuda en una desintoxicación más rápida de los suelos tratados por este preparado.

Algunos de los preparados descriptos son utilizados con un objetivo específico, dependiendo del modo y el momento de aplicación. Este tipo de manejo puede ir aprendiéndose con la experiencia y el uso de los mismos.

Quisieramos finalizar con una frase que reúne talvez más que ninguna otra la esencia de los preparados Biológicos Dinámicos:

Para las plantas son mucho mas importantes las fuerzas vivas que las fuerzas sustanciales, las meras sustancias.

Rudolf Steiner, Koberwitz, 1924